Sinopsis

En aquellos años dominaba una ideología mezcla de modestia y ascetismo. Se consideraba indecente vivir mejor que los demás. Dominaba una moral obrerista de admiración a los trabajadores y al mundo del trabajo. A nosotros, los mayores que nos rodeaban nos enseñaron a respetar y admirar a los trabajadores y en especial a aquellos que eran maestros en su profesión.

En los momentos más difíciles, como en la guerra, a nadie se le permitió escurrir el bulto. Es más, ni tan siquiera nadie se lo planteó. Todos querían ir a la guerra a defender la patria. … Todos lucharon en la guerra. Combatieron los tres hijos mayores de Mikoian: Stepan, Vladimir y Alexei. Stepan luchó toda la guerra. Lo derribaron cerca de Moscú y sufrió graves quemaduras. Vladimir murió en Stalingrado, donde combatía en la misma escuadrilla que su hermano Stepan. Alexei se incorporó al frente en 1943, justo al mismo cumplir los 18 años, también como piloto.

Los hijos de Stalin, Yakov, Vassili y Artiom, también lucharon. Artiom fue al frente en los primeros días de la guerra y resultó herido. Su unidad fue cercada por el rápido avance de las tropas alemanas, aunque él, como muchos otros soldados, consiguió salir de cerco en las proximidades de Moscú. Todos fueron a la guerra a luchar de verdad. Leonid, el hijo de Jruschov, también luchó, y murió. En Stalingrado también murió Rubén, el hijo de Dolores Ibárruri.

La última vez que se encontraron Stalin y su hijo mayor, Yakov Dzhugashvili, fue el 22 de junio de 1941. El día en que Alemania comenzó la invasión de la Unión Soviética. Cuando se despidieron Stalin le dijo: “¡Ve y lucha!”. El 16 de julio de 1941, en los días de las derrotas iniciales del Ejército Rojo de Obreros y Campesinos, Yakov Dzhugashvili cayó prisionero de los alemanes.

* * *

El periodo de la historia soviética que abarca los años comprendidos entre el final de la década de los años 20 y el final de la década de los años 50 del siglo XX bien podría ser denominado como el periodo del socialismo movilizado, el socialismo en lucha. Durante largos años defender a la Unión Soviética era industrializarla o trabajar en el avance de la colectivización. La industria, el campo o la minería se convirtieron en “frentes”. La defensa de la URSS pasaba por la línea del frente de batalla, pero también por el de la producción industrial, agrícola o científica. Nada ni nadie escapaba a ese estado de movilización.

Este libro es una aproximación a la figura de Stalin a través de las personas que formaron parte de su círculo cercano y a partir de una larga conversación mantenida hace años con Vladimir Fiodorovich Alliluev, quien con sus palabras pretendió hacer más accesible la comprensión de los complicados procesos que se esconden tras las formas aparentes de la historia soviética.

Índice
  1. El amo
  2. Los Alliluev
  3. Conversando con Vladimir Alliluev
  4. Bibliografía
Otros datos
Año de publicación 2012
Número de páginas 113
ISBN 978-84-15216-39-1
Editorial Ediciones de intervención cultural / El Viejo Topo
Autores Antonio Fernández Ortiz
Entrevistas